Archivo de la etiqueta: relaciones

Manipula, manipula, que algo queda

Foto: Rudemusic .NET(Licended Under Creative Commons)
Foto: Rudemusic .NET(Licended Under Creative Commons)

Cuando queremos algo de otra persona, lo más fácil y lógico es pedirlo. La otra persona puede o no proporcionarnos lo que queremos, pero la comunicación permanece limpia, visible.

Hay, sin embargo, muchas personas que consideran que pedir algo directamente va en contra de sus principios, que no tienen derecho a hacerlo o que es una falta de educación. Otras personas creen que no hay que pedir, porque si la otra persona le quiere adivinará sus necesidades. En todos estos casos, lo que generalmente se hace es manipular a los demás.

Algunas personas tratan de culpar o de juzgar. Hay personas que se dedican a culpar a quien no le responde respecto a sus necesidades. Basan su estrategia en atacar el sentimiento y el pensamiento que sobre sí mismos tienen las personas. Saben donde les duele y ahí es donde les atacan. Para ello utilizan distintas estrategias, desde suaves y delicadas hasta irónicas y divertidas, pasando por aquellas que giran en torno a interrogaciones irracionales y tras ser rechazados saltan de manera “lógica”. La efectividad de ambas estrategias es temporal, ya que una vez que el entorno comienza a percibirlas con claridad dejan de responder ante esos ataques.

Otras personas fomentan la culpabilidad. Los que utilizan esta estrategia buscan que los otros se sientan culpables por no servirles de ayuda. Tratan despertar ese sentimiento que tenemos todas las personas de ser buenos respecto a los demás, de ser útiles a la sociedad. Tratan de que las personas que no responden a sus necesidades se sientan culpables, hacen que sientan que están fallando a los demás. De esta manera lo que buscan es que, aunque tengan una cierta actitud de rechazo interior hacia quien fomenta su culpabilidad, las personas hagan lo que ellos desean.

Otros tratan de provocar la lástima. Mediante una actitud de pena y abandono buscan llamar la atención y la simpatía de las personas. Lo hacen con distintas tácticas aunque con el paso del tiempo esta estrategia deja de funcionar ya que para la familia, los amigos esta situación se hace insoportable.

Bastantes personas utilizan el chantaje. Utilizando distintas estrategias amenazantes el usuario del chantaje lo que busca es no soltar algo necesario para los demás. Si las técnicas utilizadas no son las correctas poco a poco irá perdiendo efectividad y terminará por no funcionar. Quien utilice esta técnica tendrá que tener en cuenta que puede acabar resultando perjudicial hacia él mismo ya que puede crear una situación de rechazo en las personas a las que intenta chantajear.

Otras utilizan el soborno. El manipulador que utiliza el soborno lo que hace es prestar un interés falso hacia otra persona debido a que necesita algo de ella. El tiempo de efectividad también es escaso pero si se sigue manteniendo puede acarrear una actitud de rechazo desde los demás.

Otro, tratan de apaciguar. Quien utiliza está técnica tiene una actitud muy distinta de las anteriores, ya que busca conseguir una actitud positiva de los demás hacia su persona. No les gusta nada el conflicto y tratan de no llegar a él de cualquier manera. Tratan de resultar personas agradables, con una actitud positiva hacia el hecho de tener que pedir perdón y creen que deben hacerlo, buscando ser aprobadas y con estas tácticas tratan de conseguir después de los demás lo que quieren, ya que se lo deben porque él antes lo hizo por ellos. Con esta táctica buscan que los demás sean como ellos. El problema de esta estrategia reside en que en muchas ocasiones después de haber realizado cosas por los demás estos no le responden, no cumplen lo que se espera que ocurra.

Algunos se vuelven fríos. El manipulador que toma una actitud fría respecto a los demás lo que busca es que tengan claro que no van a conseguir nada de él, trata de intimidar, y los que finalmente consigue es que las personas no confíen en él.

Por último, hay personas que hacen ver que están enfermas. Es la táctica utilizada cuando después de utilizar el resto de las estrategias no se ha conseguido lo que se buscaba. Con esta estrategia tratan de crear un sentimiento de compasión, aunque tampoco dura demasiado, ya que los demás finalmente se dan cuenta de que todo es falso.

¿Cómo evitar todas estas manipulaciones? Muy fácil: pidiendo directamente, sin rodeos, sin indirectas.

¿Qué opinas?

Mi twitter: https://twitter.com/ros_ricardo
y en Facebook: http://www.facebook.com/groups/ricardoros/

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia, Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Vampiros que te chupan la identidad

Foto: Winter Jefferson(Licensed Under Creative Commons)
Foto: Winter Jefferson(Licensed Under Creative Commons)

Vivimos en un mundo diverso y cambiante. A nuestro alrededor  hay todo tipo de personas. Cada persona es diferente y se adapta  al mundo de una forma particular. La mayor parte de las personas se adaptan a los cambios correctamente, mientras que  unas pocas no consiguen adaptarse y, como consecuencia, tienen  con los demás y con ellos mismos una relación insana. En nuestra vida estamos rodeados de personas sanas  psicológicamente y personas insanas psicológicamente.

Generalmente las personas que se adaptan a los cambios son personas que utilizan su inteligencia para crecer, mientras que las personas que no consiguen adaptarse no utilizan su inteligencia, por muy inteligentes que sean, para avanzar, sino para quedarse bloqueados.

Mira en tu entorno y observa cómo son las personas que te rodean. Seguramente con la mayoría te sientes bien y con unas pocas te sientes mal. Las personas con las que te sientes mal son personas con problemas. Todos tenemos problemas, pero las personas que no saben adaptarse, además de tener problemas tratan de contagiar sus problemas a los demás, mientras que las personas bien adaptadas asumen sus problemas y tratan de resolverlos sin implicar a nadie más. La diferencia es clara. Las personas con problemas tratan de fagocitarte, son como aliens que procuran dejarte sin identidad.

Rodéate de personas inteligentes, divertidas, sin dificultades. Huye de los problemas que no te corresponden.

Sólo podemos cambiar el mundo desde la realidad.

El mundo es como es, no como nos gustaría que fuera. Por eso, concéntrate en los hechos. Los hechos no mienten. Cuanto más cerca estés de los hechos y más alejado de las fantasías, más cerca estarás de la realidad. El contacto con la realidad nos hace adaptarnos a los cambios. Para poder adaptarnos a los cambios debemos mantener alejados a quienes tratan de meternos en su mundo insano y fantasioso.

Paloma me ha llamado por teléfono. Paloma (nombre ficticio) lleva muchos años trabajando como coach. Me cuenta que ya no puede más, que en su trabajo ha sabido diferenciar sus sentimientos de los de los demás, pero que en su vida personal lo ha mezclado todo y lo ha perdido todo. Me dice que tiene un cuñado que ha destrozado a su hermana y a sus sobrinos con sus problemas y que al final ha acabado también con ella cuando ha tratado de ayudarles. “No sólo me encuentro sin autoestima, me dice, sino que también me he quedado sin dinero, incluso tengo deudas. Mi cuñado ha destrozado todo lo que tenía alrededor y, finalmente, se ha suicidado, dejándonos a todos hundidos”

Dice Paloma: “Es cierto que existen vampiros que te chupan la identidad. Si te dejas atrapar te hacen dudar de ti misma y de tus valores. Yo me siento ahora una pendeja (persona sin valor). Traté de ayudarles y me sentí atrapada en su propia vomitona, no supe crear una distancia psicológica con sus problemas”

Es muy importante diferenciar entre las personas y sus conductas. Paloma ha confundido ayudar a su hermana y su cuñado, con hacerse responsable de sus problemas. Yo puedo querer mucho a un amigo, pero no necesariamente tengo que estar de acuerdo con sus conductas. Es más, debo distanciarme de sus conductas destructivas si quiero sobrevivir. Si permites a alguien que te obligue a secundar sus conductas destructivas, habrá ganado, pero serás tú quien sufra y quien se hunda. Cada persona es responsable de sus conductas y no por querer mucho a una persona tenemos que aceptar esas conductas destructivas, ni podemos asumir la responsabilidad de sus conductas.

Sandra me cuenta que cada vez que se encuentra con su prima se deprime y se culpabiliza. Me dice: “Estuvo metida en las drogas en su juventud, conseguimos ayudarle a superarlas, pero siempre tiene algún problema, siempre se mete en los peores problemas que puedas imaginar. Nunca ha querido trabajar, porque dice que tenemos que mantenerla nosotros”. Me dice Sandra que ha tratado por todos los medios de ayudarle, escuchándole, dándole consejos, pagándole un profesional, pero ella sigue y sigue haciendo lo mismo. “La quiero mucho porque nos hemos criado como hermanas, me dice, pero ella no quiere cambiar, ella sigue siempre con sus problemas y lo único que consigue es hundirnos a toda la familia. Porque encima nos culpabiliza de sus decisiones equivocadas. Te quiero mucho, pero no voy a dejar que sigas haciendo eso, porque si sigues haciéndolo no tendré más remedio que alejarme de ti”.

Un amigo me contaba hace unos meses que un día quedó a cenar con un amigo alcohólico. En la cena este amigo bebió mucho. Después de cenar fueron a varios bares y siguió bebiendo. Pero el amigo le dijo que por qué no iban a una discoteca que estaba a quince kilómetros. Mi amigo le dijo que  no podía conducir en esas condiciones, pero su amigo insistió y se montó en el coche para irse. Mi amigo pensó que no podía dejarlo sólo, o sea que se subió también al coche. Llegaron a la  discoteca haciendo eses, el amigo siguió bebiendo y le propuso ir a un club de carretera a cincuenta kilómetros. Mi amigo trató de disuadirlo, nunca había ido a uno de esos clubs, es más le repugnaba la idea, y además su amigo estaba completamente borracho. Pero se volvió a montar en el coche. Todo esto me lo contaba desde la cama en el Hospital, con siete fracturas, tras salirse de la carretera. A su amigo no le pasó nada. “¿Qué podía hacer?, me dijo, no podía dejarlo solo”

¿Qué opinas? ¿Debería haberlo dejado sólo o hizo bien acompañándolo?

Mi twitter: http://twitter.com/ros_ricardo
y en Facebook: http://www.facebook.com/groups/ricardoros/


El niño que iba a resolver los problemas del universo


Ricardo Ros – El niño que iba a resolver los problemas del universo

Es fácil soñar. Para poder modificar algo primero hay que reconocer que existe. Para poder modificar la realidad, primero tenemos que centrarnos en la realidad. Si negamos la realidad nunca vamos a poder cambiarla. Puedes soñar, pero si no trabajas en contacto con la realidad, la realidad te superará y te absorberá. No estar bien psicológicamente significa no saber distinguir entre nuestros sueños y la realidad. Tienes que soñar, pero es necesario que sepas que eso no es la realidad, es sólo un sueño, un deseo, una fantasía, una ilusión. Por un lado está la imaginación, y por otro lado está la realidad.

Más información