Se ahogaba y no se atrevía a pedir auxilio

Foto: NASA's Marshall Space(Licensed Under Creative Commons)
Foto: NASA’s Marshall Space(Licensed Under Creative Commons)

Todos los seres humanos tenemos necesidades. Y a todos los seres humanos nos gusta tener cubiertas esas necesidades.

También nos gusta cubrir las necesidades de los demás. Cuando alguien nos pide algo, generalmente, procuramos ayudarle, cubrirle sus necesidades. Sobre todo cuando quien nos pide ayuda es alguien a quien queremos. Cuando quien nos pide algo es alguien a quien queremos, entonces estamos dispuestos a hacer cualquier cosa, incluso traspasando el borde del sacrificio.

Por razones fundamentalmente culturales, nos cuesta mucho, sin embargo, pedir algo a los demás. Tenemos necesidades, los demás están deseando ayudarnos y, a pesar de ello, no nos atrevemos a pedir.

Todavía es peor cuando alguien cree que son los demás quienes tienen que adivinar sus necesidades. “Si me quisieras, sabrías cuáles son mis necesidades”, es una frase absurda, ya que alguien puede quererte pero no saber cuáles son tus necesidades. “Si tengo que pedirlo, entonces ya no merece la pena” es otra de esas creencias sin ninguna base, pero que destrozan parejas y relaciones con los demás.

Si quieres algo, pídelo, no esperes que sean los demás quienes adivinen tus necesidades.

Es fundamental saber pedir. Pide lo que necesitas. Pide a tu pareja, a tus padres, a tus hijos, a tus compañeros de trabajo, a tus jefes, al banco. Pide. No pasa nada por pedir. Lo más que puede ocurrir es que te digan que no. Pero es que los demás también tienen derecho a decirte que no. Y ese ‘no’, no necesariamente significa que no te quieran. Es sólo un ‘no’ a esa demanda concreta que has hecho. Pídelo de otra manera, pídelo en otro momento, pídeselo a otra persona, pero no dejes nunca de pedir. Pedir hace que los demás sepan lo que quieres.

Pide las cosas como si estuvieras seguro de que te las van a dar, con convicción, con entusiasmo. Pide las cosas a quien pueda dártelas. Pide de forma concreta y clara. No utilices rodeos ni segundas intenciones. No uses indirectas. Pide directamente.

Me gustará que durante los próximos días comiences a ejercitar tu capacidad para pedir. Pide todo lo que necesites. Te sorprenderás de lo que ocurre cuando pides. Y si no pides, no responsabilices a los demás de no recibir.

Y recuerda que para recibir, primero hay que dar.

¿Qué opinas?

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

10 comentarios en “Se ahogaba y no se atrevía a pedir auxilio

  1. yo a veces pido que no me molesten. o pido que me acompañen. pido tiempo. el tiempo de los demás. pido opinión. y por supuesto también pido cosas materiales. eso es normal???

  2. Antes que nada mil Gracias por estos mensajes tan efectivos en lo que a mi respecta, realmente es muy difícil pedir, es algo que no va con mi personalidad cuando me he atrevido a vender algo ni siquiera puedo pedir lo que me deben¡¡ me da pena me siento mal no se que pasa, voy a tomar muy en serio este consejo. Otra cosa que se me dificulta siempre es decir “no” sin sentirme culpable, muchas gracias por tus sabios consejos saludos

  3. Tal cual, es necesario pedir lo que necesitamos, y por supuesto saberlo pedir, pero hay que comenzar y dejar de pensar tanto. Mil gracias.

  4. Apoyo al 100% esta gran reflexión ya que la he vivido por varios años y me ha permitido tener lo que requiero, y sí, veo que mucha gente prefiere dejar de pedir lo que necesita solo por esa creencia de no tener derecho a pedir. Si lo hacemos de manera educada,
    Cuál es el problema?
    Gracias Dr. Ros por su gran generosidad y apoyo a mejorar nuestra sociedad.

  5. Es parte fundamental de ser persoans Asertivas.

    A todos los lectores les recomiendo con insistencia el libro: Cuestión de Dignidad, de Walter Riso. Es una lectura fundamental para un buen vivir. Y no exagero.

  6. Perdí mucho tiempo de mi vida pensando que las personas tenian que saber lo que yo queria, es um error muy grande. Gracias por sus reflexiones que son siempre excelentes.

  7. yo soy de esas personas que para mi no pido nada me cuesta mucho, hay veces q lo intento y lo paso fatal me repito en mi cabeza un monton de maneras de decirlo y al final me sale de todo menos la idea q tenia pensada creo q se a q se debe , al miedo a q me digan q no y no saber como reaccionar, o..al.. q pensaran si pido. Para mi es mas facil dar me ahorro todos esos pensamientos ,aunque hay veces q no queda otro remedio.Sin embargo hay una persona cercana a mi q lo ve de esa manera q tu has explicado perfectamente y te puedo asegurar q es mucho mas feliz. gracias y un saludo

  8. No entiendo porque muchos de los seres humanos no nos atrevemos a pedir, a preguntar, a hacer mas precisos con nuestras necesidades..ha de estar asociado el temor…la inseguridad….es paradojico, pero si existe la disposicion para quien nos pide ayuda, en no negar nuestro aporte y tiempo…..No es malo pedir y es gratificante entregar…es una necesidad…TODOS necesitamos de TODOS…tarde o temprano. Y yo necesito de tus reflexiones Ricardo, eres un gran aporte a esta sociedad..Gracias por tus palabras..

Los comentarios están cerrados.