Manipula, manipula, que algo queda

Foto: Rudemusic .NET(Licended Under Creative Commons)
Foto: Rudemusic .NET(Licended Under Creative Commons)

Cuando queremos algo de otra persona, lo más fácil y lógico es pedirlo. La otra persona puede o no proporcionarnos lo que queremos, pero la comunicación permanece limpia, visible.

Hay, sin embargo, muchas personas que consideran que pedir algo directamente va en contra de sus principios, que no tienen derecho a hacerlo o que es una falta de educación. Otras personas creen que no hay que pedir, porque si la otra persona le quiere adivinará sus necesidades. En todos estos casos, lo que generalmente se hace es manipular a los demás.

Algunas personas tratan de culpar o de juzgar. Hay personas que se dedican a culpar a quien no le responde respecto a sus necesidades. Basan su estrategia en atacar el sentimiento y el pensamiento que sobre sí mismos tienen las personas. Saben donde les duele y ahí es donde les atacan. Para ello utilizan distintas estrategias, desde suaves y delicadas hasta irónicas y divertidas, pasando por aquellas que giran en torno a interrogaciones irracionales y tras ser rechazados saltan de manera “lógica”. La efectividad de ambas estrategias es temporal, ya que una vez que el entorno comienza a percibirlas con claridad dejan de responder ante esos ataques.

Otras personas fomentan la culpabilidad. Los que utilizan esta estrategia buscan que los otros se sientan culpables por no servirles de ayuda. Tratan despertar ese sentimiento que tenemos todas las personas de ser buenos respecto a los demás, de ser útiles a la sociedad. Tratan de que las personas que no responden a sus necesidades se sientan culpables, hacen que sientan que están fallando a los demás. De esta manera lo que buscan es que, aunque tengan una cierta actitud de rechazo interior hacia quien fomenta su culpabilidad, las personas hagan lo que ellos desean.

Otros tratan de provocar la lástima. Mediante una actitud de pena y abandono buscan llamar la atención y la simpatía de las personas. Lo hacen con distintas tácticas aunque con el paso del tiempo esta estrategia deja de funcionar ya que para la familia, los amigos esta situación se hace insoportable.

Bastantes personas utilizan el chantaje. Utilizando distintas estrategias amenazantes el usuario del chantaje lo que busca es no soltar algo necesario para los demás. Si las técnicas utilizadas no son las correctas poco a poco irá perdiendo efectividad y terminará por no funcionar. Quien utilice esta técnica tendrá que tener en cuenta que puede acabar resultando perjudicial hacia él mismo ya que puede crear una situación de rechazo en las personas a las que intenta chantajear.

Otras utilizan el soborno. El manipulador que utiliza el soborno lo que hace es prestar un interés falso hacia otra persona debido a que necesita algo de ella. El tiempo de efectividad también es escaso pero si se sigue manteniendo puede acarrear una actitud de rechazo desde los demás.

Otro, tratan de apaciguar. Quien utiliza está técnica tiene una actitud muy distinta de las anteriores, ya que busca conseguir una actitud positiva de los demás hacia su persona. No les gusta nada el conflicto y tratan de no llegar a él de cualquier manera. Tratan de resultar personas agradables, con una actitud positiva hacia el hecho de tener que pedir perdón y creen que deben hacerlo, buscando ser aprobadas y con estas tácticas tratan de conseguir después de los demás lo que quieren, ya que se lo deben porque él antes lo hizo por ellos. Con esta táctica buscan que los demás sean como ellos. El problema de esta estrategia reside en que en muchas ocasiones después de haber realizado cosas por los demás estos no le responden, no cumplen lo que se espera que ocurra.

Algunos se vuelven fríos. El manipulador que toma una actitud fría respecto a los demás lo que busca es que tengan claro que no van a conseguir nada de él, trata de intimidar, y los que finalmente consigue es que las personas no confíen en él.

Por último, hay personas que hacen ver que están enfermas. Es la táctica utilizada cuando después de utilizar el resto de las estrategias no se ha conseguido lo que se buscaba. Con esta estrategia tratan de crear un sentimiento de compasión, aunque tampoco dura demasiado, ya que los demás finalmente se dan cuenta de que todo es falso.

¿Cómo evitar todas estas manipulaciones? Muy fácil: pidiendo directamente, sin rodeos, sin indirectas.

¿Qué opinas?

Mi twitter: https://twitter.com/ros_ricardo
y en Facebook: http://www.facebook.com/groups/ricardoros/

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia, Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

5 comentarios en “Manipula, manipula, que algo queda

  1. pues todo es cierto, conozco personas asi;;antes, yo me fiaba de todo el mundo hasta los 26 años ,creía ke todo el mundo era como yo ,abierto,simpatico,amable,amigo de mis amigos ,bueno conocidos porke al final he llegao a la conclusión ke con 1 mano me sobran dedos .la palabra amigo es muy grande para regalarsela a alguien conocido…creo ke no existen o solo tienes 1 o 2 o 3 como yo de pura confianza.yo resientemente pedi un favor ke yo a esa persona se lo hubiera hecho, porke lo consideraba un amigo.y me respondio ke no ,y yo pensaba ke no me iva a fallar.conclusion ke le devolveré con la misma moneda.no se me olvidara,llamemosle rencor como kerais…..pero alguien de confianza te falla entonces no es tan amigo…algo tan sencillo como ke le pedi ke me wardara un mueble en su local durante un tiempo, ke mi trastero esta lleno y me dijo ke no.sabiendo ke tiene sitio de sobra ke lo tiene vacio.yo en su lugar le hubiese dixo ke si.po ahora en el futuro le dire ke no.ojo por ojo ,diente por diente,y tan conocidos no tan amigos…asea ke sere falso, otra cosa ke he aprendido de los palos en el trabajo y en la calle…me da pena a mi mismo porke tengo ke cambiar por culpa de los demás,porke si no cambio me la siguen metiendo dobla
    gracias por escuchar mi comentario si le vale de ayuda a alguien ahí esta

  2. Gracias, MaríaC , me esta ayudando mucho tu comenterio, ahora falta el valor de experimentar, de aceptar el sí o el no. Pero no esconderme en el miedo a las consecuencias, tengo que aprender a pedir ayuda, pero la unica forma de aprender a pedir ayuda, es pidiendo y observando las reacciones.

  3. Esa es una de las habilidades que más se me ha dificultado desarrollar: la de pedir ayuda. Para sustituir esa necesidad de todo se humano, sin darme cuenta he afinado las habilidades que me permiten no valerme de nadie, hasta volverme autosuficiente, por ejemplo en el trabajo. Comencé a ser consiente de esta situación cuando percibí la reacción de mis compañeros de trabajo, porque se convierte uno en un “sabelo todo”. No fue fácil iniciar ese cambo, se trata de un proceso permanente que he basado en estar abierta a los demás, a lo que pasa en cada momento. Estar despierta. Como no soy ni pretendo ser psicóloga, no se cual es el trasfondo, los antecedentes de esta actitud, pero he sentido que es parte de pesimismo y miedo al rechazo, creer mentalmente que no se va a lograr lo que se pide. Ahora he aprendido que efectivamente a veces no se logra, pero con eso no pasa nada. Lo que sucede es que también hay que aprender como pedir ayuda.

  4. La manipulacion como lo afirma, Ricardo, nos lleva con el tiempo a alejarnos del manipulador. Cuando lo identificamos sentimos rechazo hacia el. pregunto: Un manipulador debe hacer terapia sicologica para dejar de serlo?. gracias

  5. Yo pienso que todos manipulamos de alguna manera, el problema esta en que frecuencia y que tan constantes somos. Algunas personas no se dan cuenta o no se quieren dar cuenta que que estan enfermas por lo tanto enferman su entorno.Lo ideal es mantener una comunicación abierta y sana.

Los comentarios están cerrados.