El chimpancé que miraba hacia otro lado

Foto: owenbooth(Licended Under Creative Commons)
Foto: owenbooth(Licended Under Creative Commons)

Los seres humanos funcionamos por hábitos. Repetimos y repetimos los mismos procesos, las mismas estrategias, una y otra vez. Incluso las repetimos cuando nos llevan al fracaso. Mejor dicho, las repetimos sobre todo cuando nos llevan al fracaso.

En el camino hacia el éxito, es imprescindible que abras tus ojos (y no me refiero a los ojos que tienes en la cara, sino a los que están en tu mente), que abras tu percepción, que despiertes, que no sigas dormido, repitiendo y repitiendo siempre lo mismo. Las oportunidades pasan a tu lado y tú miras hacia la otra esquina. ¿Cómo haces para no enterarte de lo que ocurre a tu alrededor? ¿Cómo haces para dejar pasar oportunidades sin ni siquiera enterarte?

Escucha. No corras tanto hacia ninguna parte y escucha. Escucha lo que te dicen tus amigos, escucha las palabras de tus familiares, escucha lo que hablan tus competidores, escucha lo que se comenta en la sociedad en la que vives. Oír significa prestar atención a las pautas, entender el significado de sus mensajes, atender a sus requerimientos. En lo que te dice la gente que te rodea hay miles de oportunidades, mientras tú sigues aferrado a tus propios pensamientos e ideas preconcebidas.

Mira. No corras tanto hacia ninguna parte y mira. Mira tu casa, mira tu barrio, mira tu lugar de trabajo, mira tu país, mira el bosque, mira ese perrito que te miró ayer cuando paseabas. En todo lo que puedes ver hay opciones. Pero tú sigues viendo sólo lo que siempre has visto, sin darte cuenta de que te estás perdiendo cosas importantes.

Toca. No corras tanto hacia ninguna parte y toca. Toca tu cuerpo, toca a tus seres queridos, toca las cosas que te rodean. Tocar significa formar parte de lo que tocas, fundirte con lo que tocas, establecer un puente de comunicación con lo que tocas.

Observa. No corras tanto hacia ninguna parte y observa. Obsérvate a ti mismo y observa el mundo que tienes alrededor. El mundo de las oportunidades está dentro de ti. El mundo de las oportunidades está en el mundo que tienes alrededor. Sólo tienes que observar, estar atento, no perderte en disquisiciones.

¿Estás cómodo donde estás? Entonces no hace falta que cambies nada. Tampoco te quejes. Si no estás cómodo, ¿qué haces que no te mueves? ¿Vas a mantener esa postura incómoda simplemente porque no sabes qué ocurrirá si la cambias? ¿Prefieres lo conocido a lo desconocido? Está bien. Entonces no te quejes. Cambiar significa arriesgar, andar por terrenos desconocidos, la posibilidad de tropezarte, de salirte del camino, de caer a un charco lleno de lodo. Cambiar es no saber qué va a pasar. No es una apuesta segura.

Atento. Estate atento a todo lo que está ocurriendo alrededor de tu vida.

¿Qué opinas?

Mi twitter: https://twitter.com/ros_ricardo
y en Facebook: http://www.facebook.com/groups/ricardoros/

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia, Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Un comentario en “El chimpancé que miraba hacia otro lado

  1. Como siempre Ricardo, tus enseñanzas son estupendas!!!. Claras, movilizantes, maravillosas!!!.
    Muchas gracias por darnos tu sabiduría, tu paciencia, tu sabio conocimiento.
    Muchas gracias y abrazos, desde Argentina.
    Luis Caldelas

Los comentarios están cerrados.